Quiero invertir en DRIPs, pero las compañías en las que he decidido comenzar tienen muy alto su precio en estos momentos. ¿Me sugiere que espere a que baje el precio, o puedo comenzar ya?

Actualizado 30/11/17 por Mario Medina

En los Planes de Inversión Directa (DRIPs) es irrelevante si usted comienza a invertir en un punto alto o bajo en el precio de las acciones, porque aquí se trata de invertir pequeñas cantidades de forma periódica y a largo, o muy largo plazo, usando la estrategia que se conoce como “costo promedio” (en Inglés: dollar-cost average), así, cuando el precio de las acciones está alto, usted compra menos acciones (o fracciones de acciones), y cuando el precio baja, usted compra más, produciendo a la larga un efecto compuesto de crecimiento en el número de acciones en su poder.

A esto se suma el impacto positivo adicional de la reinversión de los dividendos crecientes que estas empresas pagan, donde esos dividendos le compran más acciones (o fracciones de acciones), y esas acciones adicionales le pagan más dividendos, que a su vez le compran más acciones, etc., convirtiéndose en una “maquinita” que trabaja para usted poquito a poco y a largo plazo (nuevamente, a largo plazo).

Como siempre decimos, la inversión en DRIPs es una carrera de resistencia y no de velocidad, donde el factor tiempo es imprescindible, para dar espacio a que todo esto funcione a su favor. También, y tal como explicamos en nuestra Guía de los DRIPs, es bueno que se enfoque en un grupito pequeño de estas empresas, que sean sólidas y probadas, y que pertenezcan a sectores diferentes de la economía. Esa diversificación le va a ayudar a disminuir los riesgos también a largo plazo.

Y por último, tenga muy presente que en los DRIPs, como en todo tipo de inversión, no existen garantías, y tienen riesgos, porque se trata de invertir en acciones de empresas individuales, e incluso existe el riesgo de perder toda su inversión si una de esas compañías se declara insolvente.


¿Cómo lo hicimos?