¿Es lo mismo la inversión en DRIPs que abrir una cuenta bursátil para invertir en la Bolsa de Valores?

Actualizado 11/12/17 por Mario Medina

Cuando usted invierte en DRIPs o Planes de Inversión Directa, tal como lo dice su nombre, usted invierte directamente y sin intermediarios (o sea, sin corredor o sin cuenta bursátil), evitando las comisiones típicas de ese tipo de cuentas, y la inversión es a su nombre (en Inglés se le llama “on your name”), a diferencia de los corredores tradicionales, donde la inversión es “on the street name”, o sea, a nombre del corredor que le representa a usted (Fidelity, TD Ameritrade, etc.). Al final, los DRIPs son acciones de empresas individuales, pero con un sentido más personalizado y con una relación más estrecha entre usted y la compañía en la que invierte.

La gran ventaja de los DRIPs es que usted puede invertir en dólares, con tan poco como $10, $25 o $50 (dependiendo del Plan o de la compañía), y no en cantidad de acciones, como en el caso de los corredores tradicionales, y se establece una relación directa entre usted (el inversionista) y la empresa en la que invierte. Además, los DRIPs le ofrecen reinvertir en forma de más acciones, los dividendos recibidos de parte de la compañía, y en la mayoría de los casos sin ningún costo para usted.

En los DRIPs existe un Agente de Transferencia, que es la entidad que representa a esa compañía en la que usted invierte, porque por ley, ninguna empresa puede vender sus acciones directamente al público, y por tanto necesita un agente que le represente.

Cuando usted crea una cuenta bursátil, en ella usted puede invertir en una variedad de opciones, desde acciones de compañías individuales, hasta fondos mutuos, ETFs, etc., y en el caso de los DRIPs, usted abre una cuenta con cada compañía con la que desea invertir, y la relación con esa empresa es más personalizada.


¿Cómo lo hicimos?


Powered by HelpDocs