En estos momentos no trabajo, pero mi esposo sí. ¿Puedo crear una cuenta de retiro para mí?

Actualizado 30/10/19 por Mario Medina

A los ojos del Servicio de Rentas Internas, usted puede contribuir a una cuenta individual de retiro, sólo si tiene ingresos, ya sea como empleada, como dueña de negocio, empleo por su cuenta, etc.

Sin embargo, afortunadamente existe la excepción de IRA conyugal, o cuenta de retiro, siendo la esposa de una persona que sí recibe ingresos.

Esta no es más que una cuenta de retiro con las mismas ventajas impositivas, diseñada específicamente para permitir que un cónyuge que trabaja haga contribuciones en nombre del otro cónyuge que no trabaja o no recibe ingresos.

Conforme a las leyes vigentes, si es casada y presenta una declaración conjunta, puede aportar el máximo en una cuenta de retiro (IRA) para cada cónyuge, incluso si uno de los dos no tiene ingresos, siempre que el cónyuge que trabaja tenga ingresos equivalentes al total de ambas contribuciones.

Entonces, digamos que tanto usted como su cónyuge tienen más de 50 años de edad y desean contribuir con un máximo de $ 7,000 a cada una de sus IRA (actualmente la contribución máxima anual permitida para personas mayores de 50 años es $7,000, y $6,000 para menores de 50). Por lo tanto, y en este ejemplo que usamos, cualquiera de los dos que esté trabajando, tendría que haber obtenido ingresos de $ 12,000 o más para cubrir ambas contribuciones.

Otra cosa buena del IRA conyugal es que, si el cónyuge que no trabaja vuelve a trabajar, puede contribuir a la misma cuenta IRA que había iniciado cuando no trabajaba. Esto se debe a que, una vez comenzada, una cuenta IRA conyugal es una cuenta de retiro individual como cualquier otra.



¿Cómo lo hicimos?


Powered by HelpDocs