¿Qué es la Bolsa y cómo funciona el mercado bursátil?

Actualizado 28/11/17 por Mario Medina

Imagínate una película que te muestre un bazar bullicioso lleno de kioscos, uno al lado del otro, y personas gritando a más no poder mientras casi corren como hormigas y toman notas en pequeñas libretas sin dejar de caminar… Si puedes visualizar eso, ya tiene una idea de lo que ocurre en la compra y venta de acciones en la bolsa de valores estadounidense.

Ese bazar es, en realidad, una inmensa sala de intercambio comercial como la del New York Stock Exchange o la del American Stock Exchange, donde cada compañía que pertenece a esos “clubes” de asociados, está representada en uno de los kioscos que sirven de sitio para la compra y venta de sus acciones.  Estas acciones son secciones mínimas de una compañía que sus dueños ponen a la venta en el mercado financiero público para obtener dinero con el que hacer crecer y desarrollar aún más sus empresas comerciales.  Al mismo tiempo, los accionistas que aportan dinero a la compañía comprando secciones de ella, lo hacen con la esperanza de que esa compañía hará crecer su dinero—ese dinero constituye una inversión en el crecimiento de la empresa.

Las órdenes que llegan a la sala de intercambio son recibidas electrónicamente por un “corredor” (el nombre le viene como anillo al dedo), el cual se dirige rápidamente al kiosco adecuado, donde empieza a gritar los precios que está dispuesto a aceptar a nombre de su cliente por la venta del número de acciones que le han ordenado vender. A su lado, otro corredor también tiene una orden, pero ésta de compra, y grita precios más bajos para tratar de hacer mejor trato en la compra de las acciones de su cliente. Por fin, el moderador del kiosco —llamado “el especialista”—, grita el precio final en el que el corredor que vende le ofrecerá las acciones al corredor que compra. Una vez determinado el precio, se confirma la compra-venta. Y así, miles de veces al día, se intercambian pedacitos de las compañías más importantes del mundo entero.

Las inversiones dan ganancias cuando las acciones se venden a un precio más alto del precio al que las compraste.

Por ejemplo, si compras 20 acciones por $10 cada una, tu costo será $200 (20 multiplicado por $10), más la cantidad que tengas que pagar de comisión al sitio bursátil donde tienes tu cuenta (esto lo explicaré con más detalles durante las próximas semanas). Si en un futuro vendes esas 20 acciones por $25 cada una, recibirás $500 (menos la comisión) y tu ganancia sería de aproximadamente $300. 


¿Cómo lo hicimos?


Powered by HelpDocs